Información de salud


Qué es la cirugía de reducción del volumen pulmonar (CRVP)

La cirugía de reducción del volumen pulmonar (CRVP) es un tipo de tratamiento para el enfisema. El enfisema se presenta cuando los alvéolos en los pulmones se dañan con el tiempo y, entonces, puede tener problemas para respirar.

La principal causa del enfisema es fumar cigarrillos. A menudo, se presenta con bronquitis crónica, que causa tos duradera y acumulación de flema. Estas dos afecciones también se conocen como EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

No hay cura para la EPOC. Mayormente, se trata con medicamentos y otros tratamientos. Pero el problema tiende a empeorar con el tiempo. Si los tratamientos ya no son suficientes para ayudar con la respiración, la cirugía puede ser el siguiente paso.

Por qué se realiza la CRVP

Su proveedor de atención médica puede recomendarle la CRVP para el enfisema. Durante esta cirugía, el cirujano extirpa la parte dañada del pulmón. Esto permite que el resto del pulmón funcione mejor. La CRVP puede ayudar a facilitar la respiración. Esto lo ayuda a tener una mejor calidad de vida.

La CRVP no se recomienda para todas las personas con EPOC. Puede ser un buen candidato para la cirugía si:

  • tiene daño pulmonar, a menudo en la parte superior del pulmón, en especial si solo está en una parte del pulmón;

  • es menor de 75 a 80 años;

  • no ha fumado durante al menos 6 meses;

  • no puede hacer ejercicio bien, incluso después de realizar rehabilitación pulmonar.

Cómo se realiza la CRVP

Primero debe consultar a un neumólogo, un proveedor de atención médica que se especializa en la salud pulmonar. Deberá realizar algunas pruebas para ver si la cirugía es adecuada para usted. Es posible que deba realizar lo siguiente:

  • Pruebas de funcionamiento pulmonar

  • Prueba de caminata de 6 minutos

  • Prueba de gases en sangre arterial

  • Tomografías computarizadas de los pulmones

  • Electrocardiograma (ECG)

  • Ecocardiograma

  • Prueba de ejercicio

Si la cirugía es adecuada para usted, consultará a un cirujano torácico, que es el proveedor de atención médica que realizará la cirugía.

Si es necesario extraer tejido de ambos pulmones, se le realizará una cirugía abierta. El cirujano hace un corte (incisión) en el centro de su pecho, separa el esternón suavemente y extrae el tejido pulmonar dañado.

Si es necesario extraer tejido de un solo pulmón, se le realizará una toracoscopia. El cirujano hace de 3 a 5 cortes pequeños en ambos lados del pecho, coloca herramientas a través de los cortes (se utilizan para la cirugía) y luego extrae el tejido pulmonar dañado.

Después de la cirugía, los proveedores de atención médica lo atenderán a medida que se recupera. Probablemente, permanezca en el hospital durante 5 a 10 días. Luego, se irá a casa para terminar su recuperación. Podrá comenzar la rehabilitación pulmonar unas 4 a 6 semanas después de la cirugía. Esto incluye ejercicios, información sobre su afección y ayuda para tratarla. La rehabilitación ayudará a que sus pulmones funcionen mejor y mejorará su calidad de vida. Consulte con su plan de seguro si la rehabilitación está cubierta.

Riesgos de la CRVP

Los beneficios de la CRVP son una respiración y una calidad de vida mejores. Pero, como con cualquier cirugía, hay riesgos. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • Ausencia de mejoría después de la cirugía.

  • Pérdida de aire desde los puntos de sutura en el pulmón hacia la cavidad torácica.

  • Infección de los pulmones (neumonía).

  • Accidente cerebrovascular o ataque cardíaco.

  • Hemorragia.

  • Muerte debido al empeoramiento de los problemas de salud, incluidos los enumerados arriba.

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell