Información de salud


Quiste ganglionar: mano

Vista posterior de una mano en la que se ve una línea de puntos alrededor de un quiste ganglionar en la muñeca.

Un quiste ganglionar es una protuberancia firme y llena de líquido que puede aparecer repentinamente en la parte delantera o trasera de la muñeca o en la base de un dedo. Son el tipo más común de formaciones o protuberancias en la mano. Estos quistes se desarrollan a partir de tejidos normales de la muñeca y los dedos, y pueden ser tan pequeños como una arveja y tan grandes como una semilla de durazno. Aunque los quistes ganglionares son comunes, no se propagan ni llegan a ser cancerosos. Pueden formarse después de una lesión, pero muchas veces se desconoce la razón de su aparición. Estos quistes pueden cambiar de tamaño y desaparecer por sí solos.

¿Cuáles son los síntomas del quiste ganglionar?

Algunas veces, los quistes ganglionares son dolorosos, sobre todo cuando aparecen por primera vez. El uso constante de la mano o la muñeca puede hacer que el quiste crezca y sea más doloroso. Algunos movimientos de la mano y la muñeca, como agarrar objetos, pueden también resultar difíciles.

¿Cómo se forma un quiste ganglionar?

Las muñecas y manos están compuestas de muchos huesos pequeños que se unen en las articulaciones. Los tendones fijan los músculos a los huesos en las articulaciones. A su vez, permiten que las articulaciones se flexionen y estiren. Tanto los tendones como las articulaciones están revestidos de un tejido llamado membrana sinovial. Este tejido produce un líquido espeso que hace que las articulaciones y tendones se muevan constantemente con facilidad. Algunas veces, este tejido brota de la articulación o tendones y forma un quiste. Conforme el quiste se llena de líquido y crece, forma una protuberancia que se puede palpar.

¿Dónde aparecen los quistes ganglionares?

Un quiste ganglionar puede aparecer en cualquier lugar de la mano, cerca de una articulación. Con mayor frecuencia, aparecen en la parte de atrás o adelante de la muñeca, o en la base de un dedo del lado de la palma de la mano. Su médico por lo general puede diagnosticar un quiste con tan sólo examinar la protuberancia. Es posible que extraiga algo de líquido y le indique que se haga una radiografía a fin de descartar otros posibles problemas.

¿Cómo se trata un quiste ganglionar?

Es posible que su proveedor de atención médica solo le vigile el quiste ganglionar. Muchos se encogen y dejan de doler sin necesidad de tratamiento. Otros desaparecen por completo. Si el quiste es antiestético o doloroso, o si le dificulta utilizar la mano, el proveedor de atención médica puede tratarlo o, de ser necesario, quitarlo mediante una operación.

Tratamiento no quirúrgico

Es posible que su proveedor extraiga (aspire) el líquido con una aguja con el fin de reducir el quiste. Si el quiste le produce dolor, es posible que el proveedor le inyecte también un antiinflamatorio (por ejemplo, cortisona) para aliviar la irritación. Quizá se le envuelva la mano luego para evitar que vuelva a surgir el quiste.

Cirugía

Si el quiste vuelve a aparecer después del tratamiento, el proveedor de atención médica puede quitarlo con una cirugía. Una parte del tejido que recubre la articulación o tendón se extrae junto con el quiste. Eso ayuda a prevenir la formación de otro quiste, aunque de todos modos es posible que reaparezca luego de la cirugía. Por lo general, se le aplica anestesia solo en la mano o brazo y usted puede regresar a casa después de varias horas de haber concluido la operación. Es posible que se le entablille la mano durante varios días. Por lo general, puede regresar a sus actividades normales unas dos a seis semanas después de la cirugía.

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell