Información de salud


Si su hijo tiene otitis externa

Corte transversal del oído de un niño donde pueden verse las estructuras del oído externo, interno y medio.
Swimmer’s ear is an irritation and infection of the ear canal.

Si su hijo pasa mucho tiempo en el agua y le duelen los oídos, es posible que haya contraído otitis externa (llamada también “otitis del nadador”). Se trata de una infección de la piel que recubre el conducto auditivo externo, entre la abertura de la oreja y el tímpano. Cuando el conducto auditivo externo contiene demasiada humedad, es posible que se desarrollen bacterias. Esto causa dolor, hinchazón y enrojecimiento del conducto auditivo externo.

¿Quién corre riesgo de presentar otitis externa?

Los niños tienen más probabilidades de padecer otitis externa en los siguientes casos:

  • Hacen natación o se acuestan en una bañera o tina jacuzzi.

  • Se limpian los conductos auditivos externos de manera brusca. Esto produce cortes o rasguños pequeños que se infectan fácilmente.

  • Tienen los conductos auditivos externos naturalmente estrechos.

  • Tienen exceso de cera que atrapa líquido dentro del conducto auditivo externo.

¿Cuáles son los síntomas de la otitis externa? 

Síntomas más frecuentes:

  • Dolor de oídos, especialmente cuando se tira del lóbulo de la oreja o al masticar

  • Enrojecimiento o hinchazón del conducto auditivo externo o cerca del oído

  • Picazón en el oído

  • Secreción procedente del oído

  • Sensación de tener agua en el oído

  • Fiebre

  • Dificultades para oír

¿Cómo se diagnostica la otitis externa?

El proveedor de atención médica examinará a su hijo. También le hará preguntas para tratar de descartar otras causas del dolor de oídos. El proveedor de atención médica realizará un examen para detectar lo siguiente:

  • Enrojecimiento e hinchazón dentro del conducto auditivo externo

  • Secreción del conducto auditivo externo

  • Dolor al moverle el lóbulo de la oreja

¿Cómo se trata la otitis externa?

Para tratar el oído de su hijo, el proveedor de atención médica podría recomendar lo siguiente:

  • Medicamentos en forma de gotas antibióticas para los oídos o un anestésico que se aplica en el oído para aliviar el dolor. No se recomienda la administración de antibióticos por boca (vía oral).

  • Analgésicos de venta libre, como paracetamol e ibuprofeno. No se debe administrar ibuprofeno a bebés menores de 6 meses ni a niños que estén deshidratados o que vomiten constantemente. No se debe administrar aspirina para aliviar la fiebre. La administración de aspirinas para bajar la fiebre puede producir una afección grave denominada síndrome de Reye.

No le dé a su hijo ningún otro medicamento sin preguntarle primero al proveedor de atención médica del niño, en especial la primera vez.

¿Cómo se puede prevenir la otitis externa?

Consulte con el proveedor de atención médica de su hijo acerca del uso de los siguientes métodos para ayudar a prevenir la otitis externa:

  • Después de que su hijo haya estado en contacto con el agua, pídale que incline la cabeza para un lado y el otro para ayudar a que el agua salga. También puede secarle los conductos auditivos externos con un secador de cabello. Seleccione los ajustes de poco aire y el modo de aire frío. Sostenga el secador a una distancia de al menos 12 pulgadas (30 cm) de la cabeza de su hijo. Agite lentamente el secador con un movimiento de vaivén; no lo deje en una misma posición. También puede tirar suavemente el lóbulo de la oreja hacia abajo y ligeramente hacia atrás para permitir que el aire llegue hasta el conducto auditivo externo.

  • Utilice un pañuelito de papel para absorber el agua del oído. El proveedor de atención médica de su hijo le mostrará cómo hacerlo.

  • Si el proveedor de atención médica se lo recomienda, utilice gotas de venta libre para los oídos. Estas gotas ayudan a secar el interior del oído. En el caso de los niños pequeños, quizás sea necesario que se recuesten en un sillón o una cama por un breve tiempo para que las gotas se mantengan dentro del conducto auditivo externo.

  • Limpie suavemente el conducto auditivo externo. No utilice hisopos.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor, enrojecimiento o hinchazón del oído externo

  • Dolor de oídos, enrojecimiento o hinchazón que no desaparece con el tratamiento

  • Fiebre (consulte “La fiebre y los niños”, a continuación)

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar para una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila. Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir microbios de las heces. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, pregunte al proveedor de atención médica qué otro tipo puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica de la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación hay valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en un bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • En la axila: 99 °F (37.2 °C) o más alta

Medición de temperatura en un niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 °F (38.9 °C) o más alta

  • En la axila: 101 °F (38.3 °C) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o superior en un niño de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell