Información de salud


Sepsis en los niños

La sepsis es una respuesta grave del cuerpo en caso de infección. Es una emergencia médica. Se debe tratar de inmediato y esto solo se puede hacer en el hospital.

Por lo general, la causa de la sepsis es una bacteria. También se la conoce como septicemia o síndrome de respuesta inflamatoria sistémica. En los recién nacidos, también se la llama sepsis neonatal o septicemia neonatal.

¿Qué es la sepsis?

Es una reacción del cuerpo a una infección con una respuesta inflamatoria grave. Su causa pueden ser bacterias, hongos o virus. Esto puede provocar diversos tipos de problemas en todo el cuerpo. Se puede producir una grave disminución de la presión arterial (shock) e insuficiencia de órganos. Esto puede llevar a la muerte rápidamente. Aun si se trata, el índice de mortalidad es alto. Es fundamental detectar la sepsis de inmediato y empezar el tratamiento cuanto antes.

¿Qué causa la sepsis?

Un bebé puede estar infectado por una bacteria, un hongo o un virus antes del nacimiento. O bien, puede resultar infectado durante el parto o después del nacimiento como consecuencia del contacto con otras personas. Un bebé en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) tiene mayor riesgo de contraer una infección. La sepsis en el recién nacido es más probable cuando la madre ha tenido ciertas complicaciones como las siguientes:

  • Fiebre

  • Problemas de sangrado

  • Un parto difícil

  • Infección en la vagina, el útero o la placenta (como el estreptococo del grupo B o Listeria)

  • Rotura prematura de las membranas (saco amniótico) o rotura de la membrana por un largo período

Síntomas de la sepsis

Los recién nacidos a menudo no muestran síntomas de la misma manera que los bebés mayores y los niños. Y cada niño puede tener síntomas diferentes. Los síntomas en niños pueden incluir lo siguiente:

  • Deja de respirar o tiene dificultad para hacerlo.

  • Frecuencia cardíaca acelerada.

  • Succión débil.

  • Piel pálida o con manchas.

  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia).

  • Reducción o ausencia de producción de orina.

  • Fiebre (consulte “La fiebre y los niños”, a continuación).

  • Presión arterial baja.

  • Confusión, desorientación o agotamiento físico (letargo).

Diagnóstico de la sepsis

Si el proveedor de atención médica considera que su hijo puede tener sepsis, se le realizarán exámenes. Por ejemplo:

  • Análisis de sangre y de orina. Se realizan en búsqueda de bacterias, virus u hongos.

  • Punción espinal (punción lumbar). Este procedimiento utiliza una aguja especial que se inyecta en la parte baja de la espalda. El proveedor de atención médica extrae una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo (LCR). Luego se analiza para buscar signos de infección.

  • Radiografías u otras pruebas de diagnóstico por imágenes. Se pueden hacer para ver los órganos de su hijo y determinar dónde se encuentra la infección.

Tratamiento de la sepsis

Si su hijo tiene sepsis, le darán antibióticos a través de una vía intravenosa. También le administrarán líquidos a través de esa vía. Además, es posible que reciba suplementos nutricionales u otros medicamentos a través de ella. El proveedor de atención médica de su hijo hablará con usted acerca de otros tratamientos que pueda necesitar. Estos pueden incluir el uso de una máscara de oxígeno o un respirador para ayudarlo a respirar. El tratamiento puede durar por lo menos de 7 a 10 días. Un bebé con sepsis permanecerá en la UCIN para recibir atención adicional hasta que haya una mejora significativa.

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño menor de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar en una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila. Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para un uso correcto. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir microbios de las heces. Si no le resulta cómodo usar un termómetro rectal, pregúntele al proveedor de atención médica qué otro tipo de termómetro puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica de la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación hay valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en un bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100,4 °F (38 °C) o más alta

  • En la axila: 99 °F (37,2 °C) o más alta

Medición de temperatura en un niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 °F (38.9 °C) o más alta

  • En la axila: 101 °F (38.3 °C) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o superior en un niño de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell