Información de salud


Información sobre la sepsis

La sepsis es una disfunción de los órganos potencialmente mortal que se produce en respuesta a una infección muy grave. La mayoría de las veces la causa una bacteria. El grado de gravedad varía de sepsis a sepsis grave y finalmente choque séptico. Todas las formas de la sepsis constituyen una emergencia médica. Se debe tratar de inmediato.

¿Qué es la sepsis?

La sepsis se desarrolla cuando el cuerpo reacciona a una infección con una respuesta inflamatoria grave. Pueden provocarla bacterias, hongos o virus. La sepsis puede causar diversos tipos de problemas en todo el cuerpo. Se puede producir una grave disminución de la presión sanguínea (choque) e insuficiencia orgánica. Esto puede llevar a la muerte si no se trata.

La sepsis es más común en:

  • Adultos mayores de 65 años

  • Pacientes que están en unidades de cuidados intensivos (ICU) o con dispositivos como vías venosas centrales o sondas urinarias.

  • Las personas con una infección como la bacteriemia (infección de la sangre), la neumonía, la meningitis o la infección urinaria.

  • Las personas que tienen una enfermedad como el cáncer, la diabetes o la enfermedad renal o hepática crónica.

  • Personas con enfermedades del sistema inmunitario como el VIH o SIDA o quienes toman medicamentos que afectan el sistema inmunitario.

  • Las personas que están recibiendo tratamiento con medicamentos de quimioterapia, corticoesteroides o radiación.

  • Las personas con lesiones graves, como quemaduras.

Señales y síntomas de la sepsis

Señales y síntomas de la sepsis pueden incluir:

  • Escalofríos y temblores

  • Fiebre alta

  • Presión arterial baja

  • Latidos cardíacos acelerados

  • Respiración acelerada

  • Dificultad para respirar

  • Náuseas intensas o vómitos descontrolados

  • Confusión y posiblemente coma

  • Mareos

  • Disminución de la cantidad de orina

  • Dolor intenso, en la espalda o las articulaciones 

Diagnóstico de sepsis

Si su proveedor de atención médica piensa que usted puede tener sepsis, le hará pruebas. Se le pueden realizar análisis de sangre y de orina, como también cultivos. Estos se realizan en búsqueda de bacterias, virus u hongos. Otras pruebas podrían servir para descubrir problemas en los órganos. También se pueden llevar a cabo radiografías u otros exámenes de diagnóstico por imágenes. Estos se pueden hacer para ver los órganos y determinar dónde se encuentra la infección.

Tratamiento de la sepsis

Si usted tiene sepsis, su proveedor de atención médica le administrará antibióticos a través de un tubo delgado y flexible que se coloca dentro de una vena en el brazo (vía intravenosa, IV). También se le administrará una gran cantidad de líquido a través de la vía IV. También puede recibir suplementos nutricionales u otros medicamentos a través de la vía IV. Su proveedor de atención médica hablará con usted acerca de otros tratamientos que pueda necesitar. Estos pueden incluir el uso de una máscara de oxígeno o un respirador para ayudarlo a respirar. También pueden incluir medicamentos que aumentan la presión sanguínea. El tratamiento puede durar por lo menos de 7 a 10 días. La sepsis debe tratarse en el hospital, con frecuencia en la unidad cuidados intensivos (ICU). Incluso con un tratamiento agresivo, la sepsis puede ser mortal.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell